La historia del desarrollo web

Cada vez es mayor el número de adeptos que manejan Internet y resulta muy conveniente explotar todas sus posibilidades así como conocer todas las herramientas de desarrollo web de las que dispone. A colación, puede ser realmente instructivo advertir sus inicios para hacernos una idea de la evolución obtenida hasta el momento y así tratar de entender y apreciar los útiles que hoy en día poseemos.

En un primer momento, Internet no nació para dar salida a las múltiples aplicaciones actuales. Realmente surge como una necesidad para poder organizar una cantidad incipiente de información mediante diversos enlaces. De esa manera, a través de un sistema sencillo (HTTP), unas direcciones URL y un lenguaje protocolario en forma de etiquetas (HTML), se empezó a tener acceso a un tipo de información determinada o consultada, a través de su enlace correspondiente. Sin embargo, en la actualidad dista mucho de lo que en un principio la Web fue concebida.

Dado el éxito del proyecto, se creó la tecnología CGI, una pasarela a través de la cual el servidor utilizaba un programa concreto como podía ser Visual Basic, transformando la información de la página web y remitiendo esos datos al navegador. En cualquier caso, lo aconsejable era utilizar un lenguaje script para trasladarlo de un lugar a otro con mayor facilidad. CGI suponía una evolución importante y una solución ejemplar para realizar páginas web eficientes, si bien incluía un alto problema de rendimiento que empeoró en cuanto se masificaron las peticiones de los servidores.

De ese modo, en un primer momento Internet, debido a su insuficiente velocidad y mediocre lenguaje encriptado, tan sólo era un soporte de información comparable a una voluminosa biblioteca. Sin embargo, con el tiempo y gracias a la adaptación de los códigos, surgió un nuevo lugar el que la creatividad y el diseño no tenían parangón. El arte se hacía camino y era menester que su evolución fuera en aumento de forma progresiva e irrefrenable.

Uno de los muchos progresos que tuvieron lugar en el diseño web estuvo basado en la utilización de las tablas, donde la información se organizaba en columnas tal como hoy sucede en los periódicos y revistas. Con posterioridad, los avances tecnológicos se sucedieron dando lugar a las primeras webs con diseños a color e imágenes, siempre dando un estilo futurista al utilizar colores metalizados, brillantes e intensos. Pese a todo, seguían teniendo una estructura demasiado rígida por lo que empezó a surgir el formato gráfico GIF, que permitía que la imagen fuera animada; los frames, que consistían en los fotogramas que contenían una sucesión de imágenes que componían una animación concreta y los textos móviles. A partir de aquí, las webs empezaron a adquirir su propia personalidad.

Ya a partir de los 90 surge el desencadenante que haría posible el desarrollo de hoy día: las páginas en flash basadas en animaciones y el inicio del lenguaje de maquetación CSS. Todo ello fue la continuidad del CSS2 Y CSS3 visual y el Javascript y el PHP como un desarrollo del flash de animación, surgiendo las redes que hoy componen Internet, y por tanto las redes sociales, páginas y galerías de imágenes que todo este proceso evolutivo y desarrollo tecnológico ha hecho posible.